Las imprecisiones respecto a la salida del primer Couttolenc que llegó a tierras mexicanas se ha hecho objeto de diversas confrontaciones entre algunos investigadores; sin embargo, la verdadera duda que les debió ocupar fue sobre quiénes se establecieron después de los Cottolengo en Italia: los Coutolenc de Estados Unidos o los Couttolenc de México. Lo cierto es que la emigración de Barcelonnettes hacia el continente americano, que dio inicio a principios de 1800, se incrementó de manera sobresaliente a partir de 1821.

 

Durante el periodo en que el Rey Louis XVI (1754-1793) de Francia gobernaba al país bajo la influencia de la Reina María Antonieta, una familia formada por Jean-Louis Couttolenc Pinocelly y Suzanne-Gertrude Bertrand habitaban en la zona del Valle del Ubaye conocida como Barcelonnette, específicamente en la comunidad de Chazelas.

Esta pareja había procreado 8 hijos y tal parecía que la suerte les sonreía pues, antes de que estallara la Revolución de 1789, Jean-Louis Couttolenc recibió los dominios y las granjas del Rey, y más tarde, durante la época de restauración, se convirtió en Alcalde de Barcelonnette (del 5 de mayo de 1816 al 9 de mayo de 1829).


.

Es importante destacar que originalmente Jean-Louis Couttolenc provino de una familia de comerciantes y que, de acuerdo con un documento histórico-heráldico, su bisabuelo portaría uno de los apellidos previos a la modificación que actualmente se reconoce; su nombre fue Jean Baptiste Cotolenc. Este personaje es uno de los eslabones que nos llevaría hacia las primeras formas conocidas del apellido Couttolenc, pues el mencionado documento presenta, en primer lugar, a Paul Vincent Couttoleng en 1377; su descendencia muestra en 1426 a Honore Cotholendus. Siguiendo la misma línea genealógica, encontramos a Antoine Cotholendus en 1496.

El apellido volvió a modificarse. Aunque no se tiene la fecha precisa en que se transformó a Cotolenc, la descendencia de Antoine Cotholendus nos lleva hacia la muerte de Jacques, en 1581, quien dejó a dos hijos: Urbain y Francois. Este último tuvo 4 hijos, de entre los cuales encontramos a Jean Baptiste Cotolenc.

Jean Pierre (1654 – 1740), hijo de Jean Baptiste, continuó como comerciante, trabajo que le heredara su padre; se casó con Suzanne Marguerite Pinoncelly y tuvo una descendencia de 11 hijos: Jean, Joseph, Catherine, Louis, Pierre, Maite, Suzanne, Maceulle, Margarite, Jean Ange y Antoine Couttolenc. En esta generación el apellido quedó debidamente registrado como lo conocemos hasta nuestros días.

Joseph Couttolenc, hijo de Jean Pierre, llegó a uno de los primeros puestos importantes del valle, convirtiéndose en Cónsul. En 1742 se casó con Anne Marie Jaubert, procreando un total de 8 hijos, entre los que se encontraría Jean-Louis Couttolenc, padre del futuro aventurero Joseph-Antoine, que sería el primer emigrante de Barcelonnette en establecerse en tierras mexicanas.

Pese a que en la mayoría de publicaciones sobre la emigración de los barcelonnettes se describe que el primer Couttolenc que viajó a México lo hizo en 1821 siguiendo a los famosos hermanos Arnaud, la verdad es que Joseph-Antoine Couttolenc partió hacia territorio mexicano entre 1817 y 1818. Este dato puede corroborarse en el libro “Los Barcelonnettes en México” de Editorial Clío, en el que menciona que “uno de los primeros barcelonnettes que trató de hacer fortuna en México, aunque ha sido olvidado por la historia y no puede considerarse como iniciador del movimiento de emigración, fue Joseph-Antoine Couttolenc” (Proal, Maurice y Pierre Martin Charpenel, Los barcelonnettes en México, México, Editorial Clío, 1998).

Aunque las fechas son un poco dudosas, puede entenderse que Joseph-Antoine Couttolenc fue el primer barcelonnette llegado a México, puesto que en el sitio dedicado al valle de Barcelonnette: http://www.beyond.fr/villages/barcelonnette.html, se precisa que fue en 1814, cuando apenas tenía 18 años de edad, que realizó su viaje a tierras mexicanas (cotejar en el WebSite antes citado); mientras que, por otro lado, también se asegura en “Los Barcelonnettes en México” (Editorial Clío) y en la recopilación “Couttolenc 1377-1999” de María Luisa Martínez de Couttolenc (editado por: Williams Lazarov Publicidad), que fue de 2 a 3 años después de Waterloo (1815), que Joseph-Antoine Couttolenc viajó de Génova a México para no volver jamás a su lugar de origen: Chazelas, Barcelonnette.

En cualquiera de los casos antes citados, puede verse con claridad que Joseph-Antoine Couttolenc llegó antes de 1820 a México, y fue hasta el año de 1821 que los aventureros hermanos Arnaud decidieron realizar un viaje para buscar fortuna en este país. Los datos del resto de barcelonnettes, a partir de los hermanos Arnaud, ya son claros y precisos debido a que formaron una inmensa fortuna que ganaron en territorio mexicano a base de trabajo y esfuerzo. Aún no queda del todo claro porqué fue olvidado Joseph-Antoine Couttolenc en los relatos de esta gran travesía, pero todo parece indicar que se debió a que no hizo la fortuna que los hermanos Arnaud reunieron durante el “imperio” que lograron, imponiendo así una gran leyenda.

         
 

 

Siendo el octavo hijo de Jean-Louis Couttolenc, Joseph-Antoine Couttolenc nació el 9 de octubre de 1796 (18 vendimario del año V) en Chazelas, Barcelonnette. Sus hermanos fueron: Joseph Louis Pierre, Pierre Louis, Joseph Augustine, Francaise, Jean Baptiste, Anne Virgin, Francois, August Joseph, Louis Alexandre Desire y Jeanne Marguerite. Anque no se conocen las razones por las que Joseph-Antoine quiso ser parte de los ejércitos de Napoleón Bonaparte, se enroló muy a pesar de los deseos de su padre, y partió hacia la batalla de Waterloo, donde Napoleón fue derrotado y destronado en junio de 1815. Cuando el ex-emperador fue enviado a la isla de Santa Elena en Julio de 1815, Joseph-Antoine fue liberado y, sin visitar a su familia, viajó a Génova, Italia, de donde 3 años más tarde, en 1818, se embarcó rumbo a México.

La entrada obligada para llegar a tierras mexiquenses ha sido históricamente por Veracruz, que fue el primer lugar que conoció el recién llegado barcelonnette. Cuando se vio sin recursos y sin conocidos, Joseph-Antoine solicitó trabajo en una compañía inglesa que explotaba minas de cobre en Somelahuacán, Veracruz; al poco tiempo de ser contratado, ingresó también a otra compañía minera en el estado de Oaxaca.

 
    .

Varios años después, y como resultado de la baja explotación minera, la compañía se vio en quiebra y tuvo que cerrar sin poderle pagar a Joseph-Antoine el dinero que le debía. En un intento por retribuirle sus años de trabajo, le cedieron las propiedades de las minas para que tratara de obtener algún provecho; sin embargo, también Joseph-Antoine tuvo que desistir en sus intentos de lograr alguna ganancia con una explotación minera que le absorbía más cuentas de las que le brindaba.

Algunos datos, vagos en las fechas, indican que Joseph-Antoine Couttolenc tuvo con su primera esposa un total de 3 hijos: un varón (Octaviano) y dos niñas (Concha y Josephine); más tarde, tendría otros 3 niños con su segunda mujer: Joseph, Cristóbal y Antoine. Estos seis hijos son los que se tienen registrados de manera fidedigna en algunas publicaciones; sin embargo, no se contemplaron sus otros 3 hijos: José María, Palemón e Isidoro. La siguiente tabla ilustra la descendencia de Joseph-Antoine:

Joseph-Antoine     y

Anne Marie Tridont

Joseph-Antoine     y

Gertrude Laurent

Joseph-Antoine     y

Luz Cruz

Octaviano

Concha

Josephine

Joseph

Cristóbal

Antoine

José María

Palemón

Isidoro

En el año 1847, arruinado por su falta de suerte en las minas de cobre, trató de viajar hacia la ciudad de México para solicitar el apoyo de los barcelonnettes que ya se habían establecido ahí, pero la noticia de la llegada del ejército estadounidense a la capital se lo impidió: la guerra entre Estados Unidos y México acababa de iniciar. Sin esperanza, se dirigió hacia San Andrés Chalchicomula, Puebla (hoy Ciudad Serdán), donde tiempo más tarde fundó un molino y adquirió algunas propiedades y haciendas, como la de Jalapasco, que le brindaron el éxito que con tanto esfuerzo había buscado. Se dice que también fundó el ferrocarril de Chalchicomula, importado de Inglaterra, pero no se tienen documentos que corroboren este hecho. Joseph-Antoine Couttolenc murió en San Andrés Chalchicomula, Puebla (algunas publicaciones manejan que fue en la ciudad de México), el 20 de junio de 1865.


   

 

Pese a ser uno de los primeros barcelonnettes en establecerse en tierras mexicanas, no se le consideró el iniciador de la fabulosa emigración de la zona de los alpes franceses porque no regresó jamás a Barcelonnette, y por lo tanto, no se tuvo noticias de su suerte; algo que no pasó con los famosos hermanos Arnaud, de Jausiers, que vinieron a México en grupo de tres y con los elementos necesarios para iniciar un negocio que prosperó de manera inmediata. Aún así, determinados textos mencionan que algunos descendientes de Joseph-Antoine se asociaron con barcelonnettes, como parece ser el caso de Isidore  Couttolenc, que junto con Léon-Batiptiste Esmenjaud administraron una sombrerería en la ciudad de Puebla. Originalmente este negocio perteneció a Barthelemy Rebattu, originario de Sanières y primo de Léon-Baptiste Esmenjaud.

Gran sombrerería francesa en Puebla “Esmenjaud & Couttolenc” (Foto de 1918) (Proal, Maurice y Pierre Martin Charpenel, Los barcelonnettes en México, México, Editorial Clío, 1998).

 
 
 
 

 Las crónicas que narran la legendaria travesía de los barcelonnettes a México no contemplan a Joseph-Antoine Couttolenc debido a que, principalmente, él no llegó a este país con la intención de formar fortuna; más bien, parece ser que sólo intentó establecerse de manera pacífica lejos de su hogar y prosperar por sus propios medios, tal como  lo  logró mucho más tarde de lo que quizás había pensado.

 

Ana y Cristóbal Couttolenc en la hacienda de Jalapasco, hijos de Octaviano Couttolenc Tridont, quien a su vez fue hijo de Joseph-Antoine Couttolenc y Anne Marie Tridont

(Esta foto fue tomada alrededor de 1900)

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Invitaciones de octubre de 1923 para la boda de Cristóbal Couttolenc Alcérreca, hijo de Octaviano Couttolenc y Elisa Alcérreca.


En febrero de 1922, Octaviano Couttolenc proporcionó al senador André Honnorat un autógrafo y un retrato que adornan la alcaldía de Barcelonnette hoy en día. Al parecer, el Isidore Couttolenc al que se refiere la publicación “Los Barcelonnettes en México” de Editorial Clío, es el mismo Isidoro Couttolenc que aparece en el cuadro expuesto anteriormente. Por su parte, José María Couttolenc realizó otras acciones que le brindaría al apellido Couttolenc aparecer en los libros de historia.
 

 

El 20 de noviembre de 1835, nació en Somelahuacán, Veracruz, José María Couttolenc, hijo de Joseph-Antoine Couttolenc y Luz Cruz. Fue enviado a la Academia Militar de San Cyr en París Francia, de 1850 a 1853. A su regreso, trabajó como instructor del Colegio Militar.

El 18 de febrero de 1854 fue nombrado Teniente de Escuadrón  de Lanceros de Chalchicomula, por el General Antonio López de Santa Anna, quien un año más tarde lo asciende al grado de Capitán de Lanceros. 

En febrero de 1861 Benito Juárez le otorga un reconocimiento por sus servicios en combate, con el grado de Coronel de Caballería entre los años 1858 y 1860, en los que contribuyó a la liberación de la Capital de la República.

En 1862 fue nombrado  Gobernador Militar de Puebla, Oaxaca y Veracruz, época en la que Benito Juárez también lo asignó para negociar con el ejército francés buscando frenar su avance en territorio nacional, lo cual logra durante 2 meses

 
        .
 

El 10 de enero de 1876, en Tecamachalco, José María Couttolenc armó a sus expensas un ejército de 2,000 hombres, a los que se unieron los rebeldes de Oaxaca, librando un violento combate en Epatlán contra las fuerzas del General Ignacio Alatorre

Después de varias acciones, las tropas de Porfirio Díaz, Juan N. Méndez y José María Couttolenc, unidas, libraron la batalla de Tecoac. Este hecho se justificó tomando como base el Plan de Tuxtepec, aquél manifiesto político mexicano, proclamado el 1 de enero de 1876 en San Lucas Ojitlán (distrito de Tuxtepec, en el estado de Oaxaca), por el cual se promulgaba la jefatura militar de Porfirio Díaz y se negaba el reconocimiento del entonces presidente Sebastián Lerdo de Tejada, al cual se le refutaba la posibilidad de presentarse a la reelección. El texto fue firmado por el jefe de la guarnición del lugar (coronel H. Sarmiento) y su contenido reformado por el denominado Plan de Palo Blanco (21 de marzo), que suponía el implícito reconocimiento futuro de Díaz como presidente. Éste, después de preguntarle a los soldados por sus armas, ellos les mostraron “palos, cuchillos y viejas y desgastadas carabinas” (sic.); pese a ello, y gracias a la oportuna aparición de Manuel González, Díaz logró derrotar a las fuerzas de Lerdo de Tejada en Tecoac (Puebla), el 16 de noviembre de ese año; entró a Puebla el 19 de noviembre después de haber hecho capitular a las fuerzas de Alonso y designó gobernador constitucional del estado a José María Couttolenc y segundo jefe del movimiento armado a Juan N. Méndez. Con estas acciones, Porfirio Díaz logró llegar al supremo cargo de la República una semana más tarde.

Batalla de Tecoac 1876  -- Dibujo de Julio Ruelas --


Después de haber sido nombrado General de Brigada del Ejército Nacional, José María Couttolenc ocupó el cargo de Senador de la República de 1880 a 1895. Desafortunadamente no hemos podido obtener más material que nos brinde mayores datos sobre el tiempo en que fungió este importante cargo, así como tampoco tenemos acceso a informaciones que indiquen su lugar de residencia; lo único que sabemos, además de lo ya narrado, es que murió el 19 de febrero de 1920, después de dedicar sus últimos años a administrar sus haciendas.

Libro "Miseria y Opulencia" de Miguel Pastor.   

El autor dedicó este libro a los generales Porfirio Díaz y José María Couttolenc en 1876.


La descendencia de José María Couttolenc podría definirse de la siguiente manera:

José María Couttolenc Cruz  y

Guadalupe Paz y Puente

María Guadalupe Eula Josefina José María Benigno de San Francisco de Paula José Antonio María Luisa Alice Juana María Josefina Sofía Juliana Luis Guillermo Cristóbal José Enrique María del Socorro Sofía

 

José María Couttolenc Cruz y

Ana María Gutiérrez

Virginia Santiago

 

José María Couttolenc Cruz  y

Bárbara Fernández de Lara

José Antonio Teodoro Cristóbal Félix

A partir de estas ramificaciones en el árbol genealógico de la familia Couttolenc, se pueden encontrar descendientes radicados entre Puebla, México y Veracruz. Aunque no ha sido posible confirmar con todos los Couttolenc de México para corroborar estos datos, ponemos en este espacio el árbol genealógico que se ha logrado armar para tener mayor conocimiento sobre esta rama proveniente de Chazelas, Barcelonnette.

 
        .
 

 

   

   ¿Tienes alguna duda o más información que complemente esta investigación? ¡Contáctanos, por favor! couttolenc@graffiti.net  y  arturo@couttolenc.org